sábado, 17 de diciembre de 2011

El mágico nacimiento de Gael a la luz de las velas



Dicen que la naturaleza es sabia y que los bebés, si les dejamos, eligen el momento adecuado para nacer. Así sucedió en  la  mágica  noche en que por fin pudimos abrazar a Gael.  En este año, he sido incapaz de escribir el relato de su nacimiento expresando la intensidad con la que lo viví. Hoy, víspera de su cumpleaños y a la luz de las mismas velas que alumbraron su llegada, espero saber transmitir todo lo que sentí aquella noche en la que mi segundo hijo llegó a casa, rodeado de amor.

Llevábamos unos días bastante ajetreados. Teníamos que hacer los regalos para nuestros amigos invisibles, las galletas de navidad con nuestro círculo de mamitas, quedar con mucha gente que quería vernos antes de las fiestas y, como no, tener nuestro nido a punto para recibir a nuestro bebé. Además, en esos días, a papá le salió un trabajo , a parte del que tenía, y pasaba el día entero fuera de casa.

Las ecografías habían dado una fecha de parto  diferente a la primera. Según esto, ya estaba de 40+1, con algunas contracciones aisladas y sin señales de que el parto fuera inminente. Pero yo estaba tranquila, convencida de que Gael y yo estábamos profundamente conectados y de que él sabría cuando era el momento adecuado para iniciar el viaje hacia  nuestros brazos.

Ese día, Adrián y yo habíamos caminado de una punta a otra del pueblo buscando una cajita para decorarle a una amiga. Al día siguiente teníamos una comida navideña en casa de otra amiga en la que nos íbamos a dar los regalos del amigo invisible .

La tarde la pasamos muy tranquilos, pintando nuestra cajita y preparando el resto de los regalos. Mambo, nuestro perro, estaba con nosotros, dentro de casa. Sin embargo se mostraba muy intranquilo, llorando y aullando todo el tiempo. Se avecinaba una tormenta y pensé que podría ser ese el motivo de su comportamiento, aunque no era habitual en él. Ahora sé que nos estaba anunciando la llegada de Gael. de algún modo, él lo percibió mucho antes que yo.

A eso de las 20:00 h, terminamos los regalos y llegó papá. Yo llevaba varios días sin apetito pero esa noche tenía un hambre canina. Cenamos y me fuí a acostar con Adrián que ese día se durmió más rápido que nunca.

No había pasado ni un minuto desde que Adrián dormía, cuando sentí un fuerte golpe en mi interior, como si algo se rompiera. No fué doloroso, pero supe enseguida que Gael estaba en camino. A los pocos minutos comenzaron las contracciones, aún no muy dolorosas. Salva aún estaba en el salón, asi es que me levanté y le dije que Gael nacería esa noche. Pobre Salvi, precisamente el día en que más cansado estaba. Pero mi dulce marido, se limitó a preguntarme con una sonrisa emocionada, si avisábamos ya a Karen, nuestra matrona.

A mí  no me apetecía llamarla aún. Quería disfrutar de esos momentos de intimidad un rato más. Nos pusimos a mirar uno vídeos e imágenes de humor en internet y las risas que nos echamos me vinieron genial. Al poco las contracciones eran ya mucho más dolorosas y regulares, pero aún muy espaciadas. Le pedí a mi marido que nos acostásemos un rato y permanecimos abrazados disfrutando de la emoción de los preciosos momentos que teníamos por delante y de que pronto veríamos a Gael.

No sé cuanto rato estuvimos así, creo que no mucho. Al poco comencé a sentirme mal, con ganas de ir al baño y con mucho frío . Ahí decidí que había llegado el momento de llamar a Karen y a Sofía, nuestra amiga y doula. El nacimiento de Adrián había sido extremadamente rápido y Karen nos había advertido de que la llamásemos a los primeros síntomas y nosotros, ya habíamos esperado demasiado.

Mientras esperábamos, Salva encendió las velas que nos habían regalado las maravillosas mujeres que me rodean, para acompañarnos en el parto. Yo me puse el collar que entre todas habíamos engarzado para la ocasión. Un collar hecho con una cuenta de cada una de esas mujeres tan especiales para mi.. Me  acomodé en el rincón de los juegos de Adrián, sobre la alfombra y al lado del árbol de navidad.   Sentada en la pelota de dilatación balanceándome. Las contracciones eran cada vez más fuertes y seguidas pero soportables. En cada una de ellas me dejaba llevar, sin oponerme al dolor,  fundiéndome con él y pensando que, cada contracción,  era una menos para ver a  Gael. Comenzó a invadirme una sensación como de embriaguez. No pensaba en nada, ni veía más que a mi marido y las velas de mis amigas enviándome su luz. Sentía el dolor de cada contracción,  pero no era un dolor desagradable, era un dolor que me estaba conduciendo a encontrarme con mi bebé. La sensación era de un profundo empoderamiento. .

Al poquito llegó Sofía, mi dulce amiga . Entró silenciosa ,discreta y me dió un abrazo tan lleno de amor y energía positiva que me inundó una maravillosa sensación de bienestar.

Minutos después llegó Karen, nuestra matrona, embarazada de 7 meses. En ese momento, salí durante unos segundos de mi "planeta parto" y  pensé en cuánta energía vital había allí concentrada. Yo pariendo, Karen embarazada, Sofía con su sonrisa y su positividad . Salva, mi dulce amor, con su mirada tranquilizadora y sus manos fuertes acariciándome y Adrián , mi  niño grande, durmiendo placidamente en la habitación de al lado.

Nada más ver a la matrona, las contracciones comenzaron a intensificarse y a acortar los intervalos. Gael y yo sabíamos  que ya podíamos dar a luz con tranquilidad. Karen, sin que yo apenas me diese cuenta, comprobó el latido de Gael, me tomó la tensión  y me dijo que todo marchaba perfectamente ,que faltaba muy poquito para ver a nuestro pequeño. Me prepararon un té de hojas de frambuesa pero no pude tomármelo.  Teníamos la piscina allí por si me apetecía dar a luz en el agua y la matrona, siempre tan atenta a mis deseos, preguntó si quería llenarla. Pero dado lo rápido que marchaba todo , decidimos que lo mejor sería llenar la bañera de casa.

Karen y sofía se fueron a tomar un té en la cocina, dejándonos a Salva y  a mi en la initmidad. Me sumergí en el agua calentita, dispuesta a relajarme y a aliviar un poquito el dolor que ya comenzaba a ser fuerte. Pero nada más entrar , una contracción que casi me hizo perder el conocimiento y que me cortó la respiración, me hizo salir del baño. Karen apareció inmediatamente, me arroparon y volvimos al salón. Volví a acomodarme sobre la pelota que era el lugar en el que menos me dolían las contracciones, pero ya no había manera de aliviar el dolor.

Empecé a sentir unas fuertes ganas de empujar y mucho calor. Me quité el albornoz que me cubría y me puse a cuatro patas, de rodillas, en cuclillas. Ya no sabía que postura adoptar y gritaba en cada contracción , no sé si de dolor o de esfuerzo. Me descubrí a mi misma emitiendo sonidos guturales sin vergüenza alguna, dando rienda suelta a la mujer salvaje que todas llevamos dentro y que tan escondida queda en la mayoría de los casos.

Me dolía mucho, sí, pero la sensación de estar realizando una tarea tan sagrada, como la de ayudar a mi hijo en su llegada a este mundo, lo superaba todo. Estaba embriagada , endorfinada y feliz porque sabía que le estaba dando a Gael el recibimiento que merecía. A ratos, miraba las velas de mis amigas y su luz me hacía sentir toda su energía acompañándome, dándome fuerzas.

Comencé a sentir una sensación de quemazón y le dije a Salva que ya  no podía más. me apretó la mano y me miró con infinita ternura, diciéndome que era una campeona. Sofia me sonrió dicendome : Si puedes. Noté cómo Gael se desplazaba por el canal del parto y como su cabecita coronaba. Karen me dijo que tocase mi vulva y allí estaba ya asomando la cabecita de Gael. Ya no quedaba nada, un último empujón y le tendría entre mis brazos. En la siguiente contracción empujé con todas mis fuerzas, gritando como una salvaje y de repente noté como algo resbalaba entre mis piernas. Gael ya estaba aquí, con su bolsa intacta, como si viniera envuelto en papel de regalo.  Inmediatemente Karen pasó a Gael entre mis piernas y me lo díó cubriendolo con una toalla.

No creo que haya en esta vida, ningún momento tan maravilloso como es el primer encuentro con un hijo. La sensación de amor y de felicidad es indescriptible.




Me entró mucho frío ,a si es que Salva subió de nuevo la calefacción y   me arropó con varias mantas en el sofá. Me tumbé con Gael sobre mi pecho, dejándole que buscase espontaneamente el pezón, pero al principio no pareció tener demasiado interés. Nos quedamos sintiéndonos, oliéndonos y reconociéndonos el uno al otro. En un ambiente de paz, amor y rodeados de las personas que habíamos elegido para ello. Ahora sí, me tomé ese  té de hojas de frambuesa , calentito, que me supo a gloria.

Permanecimos unidos por el cordón más de una hora, hasta que dejó de latir.  Su padre lo cortó. Me hubiese gustado tener cerca a Adrián pero me dió penita despertarle.

La placenta tardó casi tres horas en salir. Dicen que en los partos afloran tus temores más profundos y, si bien yo creía no  tener miedos, el tema de la placenta era lo único que me daba algo de respeto, pues una fase en la que se pueden dar complicaciones con más frecuencia ( no tiene porqué pero ahí quedó mi miedo oculto ). Creo que esa sombra fue la que hizo que resultase tan difícil su alumbramiento. Las contracciones fueron bastante dolorosas y tuve que empujar con la misma fuerza que durante el expulsivo. Sin embargo, cuando miraba  a Karen  y veía esa tranquilidad en su rostro, todos mis miedos se esfumaban. Por fin, en una de las contracciones, la placenta salió.

Karen se quedó con nosotros hasta que hubo comprobado que todo estaba bien. Gael no se separó de mi ni un momento y a eso de las 6 am nos fuimos  a la cama. Que sensación más rica, acostarme con mi bebé. Dormimos como angelitos papá, Gael y yo.

Al poco se despertó Adrián y vino corriendo a la habitación. Cuando vió A Gael se quedó un poco cortado y dijo que se iba a la otra habitación para no molestar. Mi niño.. ¿ Cómo iba a molestar  ? Si lo que más deseaba era tenerle cerca y compartir esos momentos con él. Nos quedamos los cuatro un buen rato disfrutándonos.



Sofía, se había quedado a dormir y andaba ya trasteando en la cocina , recogiendo y arreglando la casa. Teníamos mucha hambre y a mi me apetecía mucho un chocolatito con churros, así es que salva fue a compralos. ¡¡ Qué ricos me supieron !!

Karen me había recomendado 24 horas de reposo absoluto, por lo que ese día me quedé en la cama con Gael, los dos desnudos, piel con piel,disfrutando de su calorcito y viendo la lluvía caer en nuestro jardín.



Y así fue la llegada al mundo de Gael. Una experiencia sanadora que me ayudó a sacarme la espinita que me había quedado por no haberle dado a Adrián el recibimiento que merecía.

Doy gracias a la vida por haber podido experimentar un momento tan sublime. A mi niño mayor que abrió las puertas para que su hermano tuviese un nacimiento amoroso y respetado, tal y como debería de ser la llegada de cada bebé. Un momento mágico y sagrado. A mi marido por su amor, por su paciencia y por saber acompañarme y entenderme mejor que nadie. A Sofia por ser mi amiga , hermana y doula. A todas las mamitas de mi círculo y a mis vecinas por hacerme sentir tan acompañada y en familia . Y por las deliciosas comiditas caseras que me trajeron tras el parto. A Elena, Ramón y Adriana por venir a vernos y regalarnos su compañía y su cariño siempre.  A Inma por estar y animarme en momentos dificiles. A Karen por su dulzura e impecable trabajo. A Pablo y  Elena por su compañía. A Eli y Manolo por ser y estar ( y como no por la deliciosa cena que nos prepararon unos días antes ).   Y a todas las mujeres de asociaciones como Criar con el Corazón o el Parto es Nuestro que vía internet o telefónica, vivieron con nosotros el acontecimiento. Especialmente a Yolanda que estuvo pendiente toda la noche para poder colgar la llegada de Gael en en foro de ACC.

¡ Gracias a tod@s !






Con amor, 

Jasmin 


22 comentarios:

  1. Que relato tan precioso, muchas gracias po compartirnos este momento tan intimo y especial. Un año! a mi tambien me parece que fue ayer cuando este blog se llamaba "Aprendiendo de Adrian" y tambien recuerdo cuando anuciaste la feliz llegada de Gael, y el tiempo volo a toda prisa. Me alegro mucho que transcurriera un año tan maravilloso y que tus principitos se encuentre tan sanos, lindos y rodeados de amor. Muchas felicidades y a disfrutar de este añito!

    ResponderEliminar
  2. Que relato tan precioso, muchas gracias po compartirnos este momento tan intimo y especial. Un año! a mi tambien me parece que fue ayer cuando este blog se llamaba "Aprendiendo de Adrian" y tambien recuerdo cuando anuciaste la feliz llegada de Gael, y el tiempo volo a toda prisa. Me alegro mucho que transcurriera un año tan maravilloso y que tus principitos se encuentre tan sanos, lindos y rodeados de amor. Muchas felicidades y a disfrutar de este añito!

    ResponderEliminar
  3. qué hermoso Yasmín!! todo lo que sentiste, como lo viviste, me encanta!! cuanto amor, me ha hecho emocionarme!! gracias por compartirlo con nosotros!! gracias!!

    ResponderEliminar
  4. Un nacimiento y un parto espiritual, mamífero, libre y respetuoso, una verdadera fiesta de vida!!! ¡¡Felicidades a esta familia tan preciosa!!

    ResponderEliminar
  5. Precioso, como soñado. Gracias por compartir algo tan íntimo. Ahora sólo puedo añadir: ¡me muero de envidia! :)

    ResponderEliminar
  6. !!Precioso el relato y emocionante la experiencia!! Para las que, como yo, no habrá nunca una vivencia similar, es reconfortante sentirla a través de nacimientos tan hermosos como el de Gael.
    Gracias por compartir ese pedacito de intimidad de un momento tan mágico.
    Chose

    ResponderEliminar
  7. que precioso tu parto! como me gustaría vivir un parto en casa,que si viene un tercero,no lo dudaré.
    No hay palabras para describir lo que se siente cuando una mujer te habla así de su parto,que hermoso!
    Y que felicidad me a dado también verme a un ladito en el blog,la verdad :)

    ResponderEliminar
  8. Es verdad mami wendo, hace nada este blog se llamaba solo aprendiendo de adrian y hace nada Gael no era más que dos rayitas en el test...y fíjate...¡ un añito ya !. Cómo vuela el tiempo con estos pitufillos. Ahi que aprovecharlos al máximo.

    Gracias a ti por tus palabras jesús. Me alegro de que te haya gustado. Yo aún me emociono al recordarlo, fueron momentos muy intensos y bonitos

    Gracias Virginia, me alegro de que te haya gustado. besitos

    Elena, gracias preciosa. Si, un parto maravilloso y sobre todo libre, que bien lo has descrito. Besitos

    Kym, me encanta haberlo compartido con vosotros. Me ha costado expresar lo que sentía pues no conseguía estar a la altura pero no quería dejar de hacerlo pues creo que es importante el dar a conocer que hay otras opciones de parto y sobre todo el dar a conocer que es algo natural e instintivo que si se deja fluir puede llegar a ser una experiencia maravillosa.

    Chose, encantada de poder compartirlo con todos vosotros. Ojalá sirva para ayudar a que muchos bebés tengan los recibimientos que merecen.

    Ana no lo dudes, es una experiencia única e inolvidable

    Besitos a todos

    ResponderEliminar
  9. Qué bonito!! Me ha encantado. Gracias por compartir este precioso momento

    ResponderEliminar
  10. Qué relato más maravilloso, me has hecho llorar.
    Cuando tuve a mi niña me dije que me plantaba, que dos hijos está bien. Pero ahora no estoy tan segura: mi intuición me dice que mi familia todavía no está completa, y no sé explicar cómo ni cuándo, pero sé que algún día llegará un tercero a llenarnos (incluso más, y eso que parece imposible) de felicidad.
    Cuando trato de imaginar ese momento, me doy cuenta de que me gustaría que fuera muy parecido al tuyo: en casa, con mis niños, mi marido, a la luz de las velas y probablemente en la bañera.
    Enhorabuena por ese nacimiento y esa familia tan maravillosa que habéis formado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Qué maravilla. Por cada mujer que puede dar a luz así un pedacito de las demás se sana.
    Gracias miles.
    Abrazos profundos!

    ResponderEliminar
  12. gracias Jasmin por tu fuerza, por tu valor por confiar en tu naturaleza y ser como eres, abres paso a tu paso en el mundo de los sueños de muchas mujeres,de muchos niños...Es un regalo ser tu amiga.
    te quiero
    Inma

    ResponderEliminar
  13. Qué maravilloso!!!
    Que relato tan precioso y tan lleno de amor, gracias por compartirlo.
    Este año pasó rapidísimo, increíble que haya pasado ya.
    Un gran abrazo Yasmin y a tu pequeñín, son unos campeones.

    ResponderEliminar
  14. Pufff que bonito, me ha parecido espectacular... que maravilla, felicidades!

    ResponderEliminar
  15. Gracias !!!!

    Sandra, gracias a tod@s vosotros por leerme. No podia dejar de compartir algo tan bonito con vosotros.

    Kim, si es lo que deseas a por ello. Estoy segura de que lo conseguirás.

    Ileana, gracias. Espero que mi relato sirva para , al menos, dar un rayito de luz y esperanza, para demostrar que es posible parir de forma segura , sin intervenciones innecesarias.

    Inma.. Tu estuviste con migo durante todo el embarazo. tu apoyo fue fundamental para conseguir mi parto soñado. ¡ Gracias ! Yo tambien te quiero.

    Feliz mama, gracias. Un añito ya y recuerdo cada detalle como si lo estuviese viviendo hoy mismo. Es una experiencia que nunca olvidaré.

    Maria, mil gracias. me alegro de que te haya gustado

    Besitos

    ResponderEliminar
  16. ¡ Gracias mami wendo ! Paso a recogerlo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Gracias por compartir esa maravillosa historia de parto! Me he emocionado mucho leyendote. Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Cuánto amor en tus palabras y qué papás tan increíbles ha elegido tu pequeño para guiar sus pasitos por esta vida. Me ha emocionado muchísimo.

    ResponderEliminar
  19. Qué bello relato,cuánto amor hay en vos para con tus hijos y tu familia, me ha emocionado también!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Revista Criar